RAZONES PARA ADOPTAR UN PERRO ADULTO.

10-10-16

EL TIEMPO

Los cachorros requieren mucha constancia y paciencia. Son bebés, deben aprender y descubrir todo, y además sufren un proceso de separación de sus hermanos/madre, lo que puede provocarles ansiedad por separación.  Por ello, es muy posible que lloren por las noches, porque se sienten solos y no reconocen a su nueva familia.

Como bebés que son, no saben que lo correcto es hacer pis y caca en la calle, y además tienen un tiempo de contención mucho más reducido que los adultos.  Por todo esto, necesitarán salir siempre después de comer y cada y cada 2 o 3 horas.  Aún así, es posible que no entienda que quieres que lo haga fuera, y se espere a llegar a casa porque se encuentra más seguro.  Para enseñarles esto hay que ser muy muy paciente y estar dispuesto a limpiar muchos pipis y cacas en casa, ya que hay perros que no lo aprenden hasta los 8 meses de vida o más.

CONCLUSIÓN.

Si en casa trabajáis 8 horas o más, si no hay ninguna persona que pueda estar pendiente del pequeño y va a pasar muchas horas sólo, mejor plantearse un perro adulto, ya que pueden pasar más tiempo solos.

Los perros adultos cuentan con más horas de contención, además muchos ya sabrán que deben hacer sus necesidades fuera y nos ahorraremos meses de recoger pipís y cacas por la casa.  Tampoco son propensos a lloriquear y ladrar por las noches generalmente.

MENOS DESTROZOS EN CASA.

Los cachorros pasan por un periodo juvenil, que empieza a los 3 meses y durante el cual experimentan un excesiva curiosidad por todo lo que les rodea.  Los perros examinan las cosas con la boca y la patas, por lo que vamos a encontrar muchos objetos mordidos y arañados.  Además cambian su dentadura de los 4 a los 7 meses, con lo que sufren molestias y necesitan ejercitar la boca.  En estos meses debemos enseñarles qué cosas sí deben morder y cuales no, ya que ellos no son capaces de diferenciar cuáles son sus juguetes.

CONCLUSIÓN.

Aquí vuelve a entrar el TIEMPO del que hablábamos, ya que van a ser unos meses en los que morderá muchas cosas por diferentes razones.

Los perros adultos ya no tienen la misma necesidad que los cachorros de morder cosas, han cambiado ya su dentadura y los destrozos serán menores o ninguno.

CONOCEMOS LA ESTATURA, CARÁCTER Y NIVEL DE ACTIVIDAD.

Podemos adoptar un cachorro, y éste haya sido encontrado en la calle, no conozcamos a sus padres o quizá sólo a uno de ellos.  En estos casos es bastante complicado aventurar qué tamaño tendrá de mayor, quizá el perrito que creíamos iba a ser de tamaño medio acabe siendo de una estatura de un labrador.

Además, su carácter está por definir, y depende tanto de sí mismo como de la experiencias a las que se enfrente, que en algunos casos no podremos controlar.

Los adultos, ya conocemos su tamaño, y conocemos también su temperamento y compatibilidades, sabemos si se lleva bien con otros perros, gatos, niños, personas mayores u otros animales.  Y lo más importante, conocemos su nivel de actividad.  Esto quiere decir que sabremos si el perro necesita 3 paseos diarios de 2 horas para estar tranquilo, o si con 3 paseos de media hora es más que suficiente y el animal prefiere volver a casa para descansar.  De este modo, podremos escoger mejor que perro se adapta a nuestra forma de vida, pedendiendo del tiempo que estemos dispuestos a pasear con él.

Fecha del evento: 10-10-16